sábado, 25 de abril de 2015

amor de locos, amor de vida

Si, por favor llamadme loco es el mejor regalo que me pueden hacer, el mejor sin duda alguna. Dadme la capicidad de poder hacer eso que todos quieren hacer pero que ninguno puede hacer que es vivir como quiere sin miedo a nada ni a nadie. "El loco" es un mero afortunado que vive y deja vivir que tiene la luz suficiente para poder amar la vida porque puede realizar aquello que le gusta sin miedo a la sociedad prejuiciosa que le rodea en la que vive y de la que puede dejar de formar parte cuando el decida. Su capacidad innata le da el poder de decisión siendo más humano que cualquier otro humano "cuerdo o sensato". Al "loco" le gusta vivir por norma general lejos de cualquier ser "cuerdo", puesto que estos no son más que seres adoctrinados sin capacidad de poder pensar por ellos mismos que viven según unas reglas que son pura invención y molestan al "loco" por ser distinto, por ser capaz de no ser una ovejita más del rebaño. El verdadero "loco" sabe diferenciar entre lo bueno y lo malo; lo correcto y lo incorrecto. Lo bueno y correcto para el loco no es más que la capacidad de poder vivir y amar la vida sin normas que lo repriman y que sean un lastre para su próspero desarrollo en la vida que ama. Lo malo y lo incorrecto es todo aquello que traspasa su propio ser y eso es la vida de las otras personas. Dueño de lo suyo, de su alma, de su persona pero ajeno a la vida del otro, ajeno a aquello que haga bien o mal el otro a menos que eso malo que realice el otro no provoque situaciones negativas en su propia vida. Reiterando así que por norma general suele odiar la sociedad aquello que al propio hombre lo hace malo e incorrecto, ese paso que hace que un hombre pueda ser dueño de la vida del otro, convirtiéndolo así en persona "cuerda".
El "loco" sabe amar, es más, guarda la mejor manera de amar y es que el amor es de locos, desde siempre el amor ha ido unido a la locura. Un amor puro es un amor loco, un amor que lo da todo por ti que es capaz de dejarte marchar sino te hace locamente feliz.
Nos pueden dar la capacidad o ganarnos el paraíso de la locura nosotros solos, es sencillo solo haz tu vida sin que nadie ni nadie te importe, amando como un loco esta vida y disfrutando de aquello que no pueden los cuerdos. Ser loco no es fácil solo está al alcance de unos pocos que ven la luz aquella que nos libera de lo cuerdo , de los prejuicios, de la cárcel que nos oprime. El loco ya no está preso hace tiempo que se comió los barrotes de chocolate que no lo dejaban vivir libremente, y ahora ya vive muy lejos de ella vive locamente feliz. Alguna vez vuelve a la cárcel a comer un poco de chocolate, un poco de esos barrotes y hacer a alguna persona cuerda, locamente feliz y de ver la loca realidad, amar la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario